¡15% DE DESCUENTO EN TU PRIMER PEDIDO!

CBD: Saber todo sobre el cannabis CBD

CBD: Saber todo acerca del cannabis CBD

¿Cómo disfrutar del efecto relajante del cannabis con total legalidad y sin los daños relacionados con el THC? ¡Consumiendo CBD, por supuesto! Si este cannabinoide, también extraído del cáñamo tiene cada vez más éxito, es porque cuenta con numerosas propiedades beneficiosas para el organismo sin tener efectos secundarios importantes ni nocivos. Descubra las múltiples virtudes del CBD, o cannabidiol, que se consume de muchas formas y le aporta un gran bienestar y relajación. 

El CBD, ¿qué es? 

El cáñamo, o Cannabis Sativa L., posee numerosos cannabinoides diferentes. Los dos cannabinoides del cáñamo más activos sobre el organismo humano son el THC y el CBD. La más conocida de las moléculas orgánicas activas del cannabis es el THC, cuyos efectos psicotrópicos están en el origen de su clasificación como estupefaciente. Otra molécula, el CBD, llamada también cannabidiol, se ha hecho igualmente popular y se habla de ella cada vez más. El cannabidiol es una molécula que fue descubierta en 1963 y, desde entonces, fue y sigue siendo objeto de numerosos estudios e investigaciones. Porque el CBD posee múltiples virtudes. El éxito del CBD se debe principalmente a sus efectos relajantes y a su ausencia del carácter tóxico y nocivo. Al contrario que el THC, el CBD no es un psicotrópico que modifique los estados de conciencia. El cannabidiol, carente de acción psicoactiva, aporta por tanto al consumidor una sensación de relajación y de bienestar sin el efecto de estar «colocado». Con la molécula de CBD, no hay ningún riesgo de crisis de angustia o de paranoia, el famoso «mal viaje» asociado al THC. El CBD no presenta tampoco riesgo de adicción ni dependencia. El CBD está además desprovisto de toda toxicidad y presenta pocas contraindicaciones. Una última característica, y no menos importante, de este cannabinoide que se extrae de la resina o del cogollo de la planta de cannabis, es que existe en formas muy variadas: en resina, flor de cannabis, en aceite, en e-líquido… Esta amplia elección permite consumirlo de muchas formas: en tisana, en platos, en caramelos, en chicles, en cápsulas, en forma de aceite para consumir, como e-líquido para inhalar, para vapear… ¡Hay tantas maneras para disfrutar de los numerosos beneficios del CBD! 

Las interacciones entre CBD y THC 

CBD y THC son las dos sustancias más activas del cáñamo. Sin embargo, sus efectos sobre el organismo son muy diferentes. El THC es la molécula que, cuando está presente en gran cantidad en el cáñamo, es un estupefaciente que hace «flipar». Pero el CBD tiene una acción calmante sobre el sistema nervioso sin ser un psicotrópico. El cannabidiol actúa como si fuera un sedante en ciertos receptores al dolor presentes en el sistema nervioso. Al contrario que otros cannabinoides como el THC, el CBD no se fija en los receptores CB1 presentes en en el sistema nervioso central y los receptores CB2 presentes en el sistema inmunitario. Se considera incluso que el CBD contrarresta algunos efectos del THC al estar en antagonismo con el receptor CB1. La activación de los receptores CB1 provocada por el THC es la causa de la sensación de euforia provocada por su consumo. El CBD, cuando se consume con el THC, reduce el impacto de este último. Al atenuar los efectos del THC sobre los receptores cannabinoides, el CBD minimiza los riesgos de un «mal viaje», que se traduce en crisis paranoicas o de angustia debidas a los efectos ansiógenos y psicóticos de la sustancia activa psicotrópica del cannabis. Existen además investigaciones en marcha sobre la utilización del CBD para luchar contra las adicciones a ciertas drogas. 

¿Cómo actúa el CBD? 

Los efectos del CBD no se resumen en la acción contraria al THC. Aunque los mecanismos de acción del CBD siguen siendo ampliamente desconocidos, la molécula tiene una acción comprobada y demostrada sobre ciertos receptores, como los receptores de serotonina, de anandamida y de adenosina. Fijándose en los receptores de serotonina, llamada la «hormona de la felicidad», activándolos, el CBD provoca así un sentimiento de bienestar y de calma. Algunos investigadores han demostrado, por ejemplo, que una fuerte concentración de CBD activa los receptores de serotonina 5-HT1A, implicados en los mecanismos de percepción del dolor, pero también del apetito, de la ansiedad y del sueño. 

El mecanismo de acción del CBD sobre los receptores de la anadamida, un endocannabinoide producido por el organismo, es diferente. Frenando la encima que regula la concentración de anandamida, el CBD favorece la presencia de este neurotransmisor en el organismo, lo que provoca una sensación de euforia. Por último, el CBD actúa como un ansiolítico activando los receptores de la adenosina, implicada en la regulación de las funciones cardiovasculares así como de las concentraciones de dopamina y de glutamato a nivel del cerebro. 

Las contraindicaciones del CBD 


Aunque los beneficios del CBD son innegables y cada vez más reconocidos, hay que prestar atención y evitar consumir cantidades excesivas. El cannabidiol tiene la particularidad de ser lipofílico y por tanto se une con facilidad a los tejidos grasos. Como se elimina lentamente, puede acumularse en los tejidos grasos, especialmente a nivel del sistema nervioso y del cerebro, ricos en receptores a cannabinoides. El CBD puede interactuar asimismo con ciertos medicamentos ralentizando su eliminación. Se han podido constatar efectos secundarios al consumir CBD como sobredosis de medicamentos o también problemas de atención y somnolencia. Por eso no se aconseja conducir después de haber consumido CBD. Por último, existen un cierto número de contraindicaciones para el consumo de CBD. No se recomienda el consumo de cannabidiol a mujeres embarazadas o en periodo de lactancia. El cannabidiol podría en efecto obstaculizar el desarrollo del cerebro en los niños. Tampoco se aconseja el consumo de CBD a personas con problemas cardíacos o arteriales. Como en el caso de cualquier sustancia activa, al consumir CBD se recomienda prestar atención a las reacciones de su organismo para adaptar las cantidades que usted necesita. Los efectos del CBD son en efecto muy variables de una persona a otra. En el caso de algunos consumidores, ingerir una cantidad demasiado fuerte de CBD puede provocar molestias estomacales, náuseas o incluso vómitos.

El CBD y el tratamiento de la ansiedad 

Al aportar un sentimiento de bienestar y relajación, el CBD ayuda a luchar contra el estrés y la ansiedad. La utilización del CBD como complemento alimenticio puede aliviar la angustia y los estados depresivos. El CBD trata al mismo tiempo la esfera psíquica y la física: el efecto ansiolítico y relajante del CBD permite primero aliviar las sensaciones de malestar relacionadas con el estrés o con los estados depresivos. Con su acción reguladora del humor, es igualmente una herramienta eficaz para luchar contra las crisis de ansiedad o de angustia. Además, con su acción relajante y calmante, permite aliviar síntomas físicos vinculados con la ansiedad, como la aceleración del ritmo cardíaco, las sensaciones de opresión, etc. Consumir CBD en caso de problemas de ansiedad o de estrés importante tendrá un impacto sobre la calidad de vida global. La acción relajante del cannabidiol permite por ejemplo luchar indirectamente contra el insomnio o la pérdida del sueño, problemas relacionados a menudo con el estrés o la depresión.

Algunos estudios aún en curso abren la vía a nuevos usos del CBD par el tratamiento de trastornos como los TOCS (Trastornos Obsesivos Compulsivos) o los TSPT (Trastornos de Estrés Postraumático) que se traducen en ansiedad. La investigación se interesa también por la acción antipsicótica del CBD, que podría ayudar a las personas con esquizofrenia o trastornos bipolares. 

El CBD y el tratamiento del dolor

Al tener una acción sobre los receptores CB1 y CB2 implicados en la percepción del dolor, el CBD es también un complemento alimenticio utilizado por su acción analgésica como acompañamiento de pacientes con ciertas patologías, en particular, patologías inflamatorias crónicas. La propiedad antidolor del CBD está además completada por un efecto antiinflamatorio con una acción sobre los receptores de adenosina. El cannabidiol permite así aliviar los síntomas inflamatorios vinculados a dolores crónicos en afecciones como la artrosis reumatoide o las fibromialgias. El CBD también está reconocido como método coadyuvante par el tratamiento de dolores musculares o neuropáticos. 

Igualmente, los efectos calmantes y analgésicos del CBD pueden ayudar a luchar contra los efectos secundarios de algunos tratamientos médicos, como los dolores y náuseas provocados por la quimioterapia. 

El CBD en dermatología

Cremas, bálsamos, champús, geles de ducha con CBD… Seguro que ya conoce los numerosos cuidados cosméticos que contienen cáñamo o CBD. Las propiedades antiinflamatorias del CBD son efectivamente eficaces para aliviar las pieles irritadas. Así que puede encontrar CBD en una multitud de cuidados para la piel para calmar los picores de las picaduras de insectos, las quemaduras, para tratar pequeñas heridas y rasguños, etc. El aceite de CBD se puede integrar también a tratamientos para las pieles muy secas. 

El cannabidiol ayuda además a luchar contra ciertas infecciones e inflamaciones cutáneas. Su acción antiinflamatoria y sebostática lo convierten en un tratamiento eficaz antiacné. El CBD frena la producción excesiva de sebo por las glándulas sebáceas y contribuye a sanear la piel, lo que se traduce en la reducción de granos de acné y de las inflamaciones cutáneas derivadas. El CBD también se utiliza en cremas de cuidado para luchar contra otras afecciones cutáneas como la psoriasis o el eczema. Por último, gracias a su acción analgésica, el CBD puede formar parte de los ingredientes utilizados en cremas y lociones como tratamiento local del dolor, como agujetas o dolores musculares después de un esfuerzo deportivo. 

Otros usos del CBD… 

Para luchar contra la ansiedad, la angustia, los dolores, las náuseas, los problemas cutáneos… Los beneficios del CBD son numerosos, y con frecuencia se descubren nuevos campos de aplicación para esta molécula procedente del cáñamo. 

Los estudios e investigaciones sobre los efectos del CBD están aún solo empezando. En el campo médico, el CBD se utiliza cada vez más para mejorar la vida de algunos pacientes. El CBD ha demostrado, por ejemplo, su utilidad para la atenuación del dolor, en especial cuando tiene un origen neurológico, cuando otros tratamientos tradicionales han dejado ver sus límites. Las líneas de investigación más prometedoras hablan del uso del CBD en el tratamiento de algunos cánceres. Los cannabinoides podrían tener la facultad de contribuir a la reducción de algunos tumores y a la inhibición de la proliferación de células cancerosas. Asimismo, se están realizando estudios para el uso del CBD en la lucha contra las adicciones a ciertas drogas o en el tratamiento de ciertas patologías como la epilepsia, la diabetes y el asma. Todos estos estudios relativos al uso del CBD con fines médicos necesitan sin embargo un consumo de cannabinoides mucho mayor que en el que encontrará en la venta libre. El CBD integrado a medicamentos y el CBD en venta libre obedecen a marcos legislativos muy diferentes. Consumir CBD que usted ha comprado en venta libre debe tener un objetivo de uso recreativo o para ayudar a aliviar males menores. El CBD de venta libre no se debe utilizar en ningún caso como tratamiento terapéutico de automedicación para patologías más importantes. 

¡El CBD no es un medicamento! 

El CBD que puede encontrar en la venta libre no puede considerarse como un medicamento. La comunicación sobre el CBD está jurídicamente regulado en Francia. Así, está prohibido destacar las propiedades terapéuticas de un producto que contenga CBD en venta libre, bajo pena de condena por ejercicio ilegal de la medicina o de la farmacia. Solo pueden afirmar alegaciones terapéuticas los productos autorizados por la ANSM (Agencia Nacional de Seguridad del Medicamento) o por la Comisión Europea. En Francia, el CBD está clasificado entre los complementos alimenticios. Nunca verá en el envase del producto con CBD las nociones de medicamento, tratamiento médico o indicaciones para el tratamiento de afecciones, aunque existen numerosos estudios científicos sobre este tema. 

Por último, está prohibido hacer campañas de publicidad sobre los productos que contienen CBD que podrían confundirse con el cannabis y podrían por tanto constituir una infracción penal de incitación al uso de estupefacientes. 

¿Cuál es la legislación europea sobre el CBD? 

No existe ninguna ley sobre la producción, la venta y el consumo de CBD como tal. El marco legislativo del cannabidiol está fijado indirectamente por las leyes relativas al cáñamo y el THC. La normativa sobre el cáñamo regula el porcentaje máximo de materia activa autorizada y el uso que se puede hacer de esta materia prima. 

La legislación europea autoriza así la venta de cáñamo, y por tanto de CBD, con un porcentaje máximo de 0,2 % de THC. La venta y la compra de CBD están autorizadas en una mayoría de países europeos, con variantes locales en la normativa en vigor. 

Suiza ha sido, por ejemplo, un país precursor en materia de venta de CBD autorizando desde 2011 los productos que contengan menos del 1 % de THC. 

Bélgica, que ha adoptado el porcentaje máximo de THC autorizado en Europa (0,2%), acaba de decidir, desde el 11 de abril de 2019, clasificar el cannabis CBD en la categoría de «otros tabacos para fumar». El CBD es, por tanto, completamente legal en Bélgica y se gravará como todos los productos que contienen tabaco. 

¿Cuál es el marco legal para el CBD en Francia? 

En Francia, la ley regula la comercialización y el consumo de THC. Según el artículo R.5132-86 del código de salud pública que regula las sustancias clasificadas como estupefacientes —como el THC— «está prohibida la producción, la fabricación, el transporte… de cannabis, de su planta y de su resina, de los productos que lo contienen o de aquellos obtenidos a partir del cannabis, de su planta o de su resina». El CBD, no clasificado en las sustancias estupefacientes, escapa por tanto a esta normativa. 

Como materia prima utilizada en un marco médico, alimentario o industrial (para la fabricación de tejidos, por ejemplo), el cáñamo cuenta con más de un régimen jurídico derogatorio en Francia. La producción, la venta y el consumo de CBD en Francia están regulados por la legislación relativa a la planta de la que procede, el cáñamo. 

La utilización del cáñamo, y por tanto del CBD que procede de él, está autorizada cuando la planta no posee propiedades estupefacientes condenables. Además, solamente se pueden producir, vender y consumir ciertas variedades de cannabis que figuran en una lista oficial establecida por las autoridades sanitarias. Cada variedad de cáñamo se caracteriza por porcentajes de materias activas que son diferentes y se miden en la planta en bruto. El contenido en THC de la planta antes de su transformación debe ser inferior al 0,2 %.

Compruebe la calidad del CBD 

Sea con fines recreativos o como complemento alimenticio para acompañar un tratamiento médico, es particularmente importante comprobar la procedencia y la calidad de los cannabinoides que vaya a comprar. En efecto, es preferible elegir un CBD con una procedencia certificada y con una composición conocida para beneficiarse de la buena trazabilidad y de una calidad garantizada. El CBD es un mercado en pleno boom, por lo que encontrará a la venta tanto productos de calidad premium como productos de origen incierto o cortados con materias primas más que dudosas. Por tanto es muy importante conocer la composición exacta del producto CBD que vaya a comprar. Un producto que contenga CBD debe mencionar obligatoriamente el porcentaje de cannabidiol presente. Debe igualmente comprobar que el porcentaje de THC está conforme con la normativa en vigor en su país. 

Elegir un producto que contenga CBD del que se conoce perfectamente el origen y la composición es además la mejor manera de sacar el mejor partido de su consumo en cannabinoides para adaptarlo a las necesidades de cada uno. Aunque Internet está repleto de consejos en materia de utilización del CBD, no olvide tener en cuenta su propia sensibilidad y sus costumbres de consumo para lograr los máximos beneficios. De esta forma, no tendrá ninguna dificultad en adaptar las cantidades consumidas y el modo de ingestión o de inhalación del CBD a sus necesidades o a sus deseos. Además, la gran cantidad de productos con CBD disponibles le permitirá disfrutar con toda tranquilidad y total legalidad de los beneficios cada vez más numerosos de este complemento alimenticio.

lab@2x Probado en laboratorio
ecoute@2x Servicio al cliente atento
livraison@2x Envío gratis desde 65€
paiement@2x Pago seguro

No tengo una cuenta,
quiero inscribirme

error check_circle
error check_circle remove_red_eye
error check_circle remove_red_eye

Ya tengo una cuenta